La fábrica de alas

mis

Cuando te invada la desesperación

Escrito por fagondo 24-08-2009 en General. Comentarios (0)

Cuando te invada la desesperación…

Cuando lamentes haber nacido en este mundo…

Cuando no exista más en ti sentimiento alguno de esperanza…

Cuando sientas que tu naturaleza, que tu esencia, está sumida en un profundo sueño…

Cuando desees encerrarte para siempre entre cuatro paredes y no salir jamás…

Cuando quieras quitarte la vida…

¡Recuerda aquel día en que los hombres conseguimos volar!

¡Recuerda aquel día en que levantamos catedrales!

¡Recuerda aquel día en que compusimos óperas!

¡Recuerda aquel día en que curamos enfermedades que creíamos incurables!

¡Recuerda aquel día en que dotamos a las máquinas de inteligencia!

Recuerda aquel día en que pudimos alcanzar lo inalcanzable…

Cuando ya nadie confiaba, cuando ya nadie luchaba…

Recuerda aquel día…

¡Porque alguien sí luchó!

¡Porque alguien sí confió!

¡A pesar de que el resto ya no lo hacía!

Y pon tu fe, pon tu corazón, en la estela de aquel hombre,

pues en él se encuentra el espíritu de la humanidad.

¡Contágiate de su fuerza y vive!,

¡Vive, hermano mío!

Porque te necesitamos para seguir alzando nuestra bandera

en pro de las proezas imposibles.

fagondo

No pierdo la esperanza

Escrito por fagondo 14-08-2009 en General. Comentarios (0)

Esperamos que el día de los sueños que alimentan nuestros pasos llegue pronto. Lo anhelamos cada día. Y rezamos cada día. Y nos resignamos a sufrir cada mañana al despertarnos, pensando en la venida de esos sueños.

Mientras tanto, dejamos que el sudor de nuestras frentes se haga barro y deforme nuestros ojos, hasta que dejamos de ver aquellos sueños que alentaron nuestros pasos.

Pero seguimos andando, y rezando, y sufriendo, aunque ya no vemos los sueños por los que nos pusimos en camino.

Pero aquellos sueños no mueren. Aquellos sueños sobreviven en algún lugar de nosotros. Porque los sueños verdaderos, aquellos que nacieron firmando nuestra alma, nunca mueren.

Y aceleramos cada vez más. La inconsciencia nos lo exige. Debemos evitar la esquizofrenia a la que nos llevaría hallar de nuevo aquellos sueños que un día conocimos como nuestros.

Y así todo se convierte en una loca lavadora de desamparados sueños de atormentados propietarios, loca lavadora que no cesa de girar. Y cada vez gira más rápido, al ritmo de los pasos de las gentes.

Porque nuestras mentes corren mil veces más que nuestros pasos para no poder escuchar el desconsuelo de aquellos sueños olvidados el día que perdimos nuestros ojos.

Pero no pierdo la esperanza. Porque he sabido de hombres capaces de quedar en pie mientras el resto se humilla ante la obscena hipocresía, esperpéntica falsedad que nos rodea. Sé que no son muchos quienes así han obrado, pero mientras haya un único hombre que lleve por montura su propia quimera, yo seguiré fiel a mi esperanza.

fagondo

Y si

Escrito por fagondo 14-08-2009 en General. Comentarios (0)

Y si cuando debemos escuchar la voz de nuestro ser

tampoco la escuchamos,

 

Y si cuando aquellos que nos dictaron

el modo de comportarnos

durante tanto tiempo

siguen siendo los dictadores

de nuestra propia conciencia,

 

Y si reprimimos el grito de nuestro yo

para que ocupe su lugar aquello

que adormece y robotiza

las almas de los otros,

 

Y si permitimos que la vida

se llene de errores del pasado

y de miedos del futuro

asfixiando así nuestro presente

y viviéndolo sin vivirlo de manera auténtica,

 

Y si dejamos que los intentos fallidos

amilanen nuestro poder soñador

y que aquellos frustrantes viajes

en busca de tesoros que nos dejaron exhaustos

determinen nuestras próximas partidas,

 

Y si negamos su reflejo

a la lámpara que aparece un día

frente a nosotros que consigue iluminar

las profundidades de un ser

que ya creíamos muerto...

 

¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Qué sentido?

 

fagondo