La fábrica de alas

La brecha

"Un día-recuerda Frankl- desnudo y solo en una pequeña habitación, del campo de aniquilación de Auschwitz empezó a tomar conciencia de lo que denominó la “libertad última”. Esa libertad que sus carceleros nazis no podían quitarle.

Ellos podían controlar todo su ambiente, hacer lo que quisieran con su cuerpo. Para esto lo habían internado: para aniquilarlo. Para humillarlo, para terminar con él. Pero su identidad básica quedaba intacta.

En ese instante, como un súbito resplandor, se le abrió un descubrimiento que habría de cambiar su vida y su historia, en el campo de la aniquilación, tanto como después, al haber sobrevivido:

Entre el estímulo y la respuesta, existe una brecha. Sobre el soporte de esa brecha, el ser humano tiene la libertad interior de elegir. En el empleo de este espacio está la clave de nuestro crecimiento y nuestra felicidad. Este es el privilegio humano de la autoconciencia, el refugio de su “ensimismamiento”.

Si nuestras vidas están en función de las condiciones que nos rodean, ello se debe a que elegimos otorgar a esas condiciones el poder de controlarnos, por nuestra decisión consciente o por nuestra omisión."

Orlando Sandoval. Personas autorrealizadas ¿Cómo son?

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: